Todo sobre la carrera de ingeniería química y por qué estudiarla

Una de las carreras no convencionales que ofrecen un prometedor futuro profesional es la de ingeniería química; una apasionante rama que, sin embargo, muestra en nuestro país un déficit de interesados en estudiarla. A continuación vamos a conocer un poco más acerca de esta profesión.

El profesional en ingeniería química cuenta con una sólida formación en todos y cada uno de los procesos químicos y está dedicado a la investigación de esta importante materia. El egresado puede dirigir industrias en cuyas operaciones estén integrados procesos químicos, fisicoquímicos y de bioingeniería. Además, de ello, el profesional químico puede ejercer la docencia y la investigación, así como la asesoría en instituciones tanto privadas como públicas.

En líneas generales, la carrera de ingeniería química en Argentina dura 5 años académicos, finalizados los cuales el egresado puede tramitar su título profesional. A nivel laboral, el profesional de ingeniería química suele ser bien remunerado por las industrias debido, principalmente, a la poca oferta de profesionales en este campo. Se estima que en nuestro país, existe un profesional químico por cada 8,000 habitantes, siendo un ratio muy bajo para cubrir la demanda laboral actual.

odontologia-

La función principal del profesional en ingeniería química es la de planificar y dirigir grupos de trabajo en plantas industriales y laboratorios en empresas vinculadas a fabricación de productos químicos, como las farmacéuticas, la industria de alimentos y las petroquímicas, entre otras. Entre sus tareas más importantes están la de realizar estudios de pre factibilidad, el diseño y construcción de equipos de laboratorio en argentina y el mundo, la dirección de las operaciones en plantas industriales, el control de la calidad de los productos manufacturados, la investigación y desarrollo, etc.

Otros campos de acción del profesional en ingeniería química son las industrias de procesos nucleares, de energía térmica y de bioingeniería. El ingeniero químico puede, además, instalar y poner en funcionamiento plantas industriales, laboratorios y, en general, la industria que involucre procesos químicos.

La docencia, la consultoría y la investigación científica también son alternativas laborales para el egresado de esta carrera. Podrá desarrollar funciones en empresas públicas y privadas así como en iniciativas de emprendimiento propio.

Las plantas industriales, empresas de laboratorio clínico, centros de investigación y desarrollo, fábricas de cabinas de seguridad biológica clase 1, 2 y 3, empresas procesadoras de alimentos organismos no gubernamentales e institutos universitarios y de formación superior son algunos de los lugares en los que el ingeniero químico puede desarrollar sus actividades, en sectores tan diversos como la industria química y petroquímica, fabricas, industria metalmecánica, industria del plástico, mineras, refinerías, industria farmacéutica, etc.

Esta carrera tiene una profunda formación en todas las áreas de la ingeniería y la informática, por lo cual es preciso que el postulante muestre un marcado interés por las matemáticas, la física y la química. Otras especialidades como la economía y las ciencias naturales complementan la formación integral.

El poco interés mostrado por los estudiantes argentinos en esta profesión ha conseguido que las empresas ofrezcan interesantes compensaciones para cubrir sus plazas vacantes. La demanda de esta profesión no solo se da a nivel local sino, también, en el extranjero por lo que las posibilidades de desarrollo profesional son muy interesantes.